T. 966 012 540

fundacion@fundacionmediterraneo.es

Exposición

Pintores de Elche 150 años. Del Realismo a la Postmodernidad. Exposición

El horario de visita se ha visto reducido por la situación de pandemia y se abrirá al público gratuitamente sábados y domingos de de 11 a 14 horas hasta el próximo mes de marzo de 2020.

Se trata de la exposición más importante de pintura ilicitana de los últimos 30 años, a través de la que, Fundación Mediterráneo, con la colaboración del Ayuntamiento de Elche, quiere poner en valor magnífica escuela histórica de pintores de la ciudad, además de despertar el orgullo de los ciudadanos de Elche hacia ellos.

A través de esta exposición, Fundación Mediterráneo quiere poner en valor a los pintores ilicitanos, residentes en Elche, o que han tenido un vínculo estrecho con la ciudad. Para ello, se ha tejido una argumentación expositiva que gira en torno a una sucesión cronológica de artistas, organizados por estilos, movimientos, grupos y personalidades individuales que coinciden con las tendencias pictórica,s tanto nacionales como internacionales, que tienen lugar durante 150 años comprendidos entre los siglos XIX, XX y XXI.

Siguiendo con este criterio cronológico-estilístico, durante el recorrido por la exposición se podrán ver sucesivamente los siguientes apartados, referidos siempre a los pintores ilicitanos: el Realismo Académico del siglo XIX; la Transición a la pintura lumínica de primeros siglo XX; el Luminismo pleno; ecos de la renovación figurativa: Escuela de París, Lirismo y Neo-Cubismo; el Grup d’Elx, el ser humano y su entorno social; Esbart Zero, la afirmación del individuo; la Escuela de pintura del Hort del Xocolater; el Informalismo meteórico; estructuralismo, Expresionismo e Hiperrealismo; la Post-modernidad en el siglo XXI, hacia la globalización de temas y procedimientos.

Constituye por tanto una selección antológica de pinturas y movimientos estéticos acordes al momento histórico vigente en el país que tiene su correlato en el arte que se crea en Elche y que repercute también a nivel nacional e incluso internacional.

Esta muestra propone un recorrido histórico por el arte de Elche a través de la estética de medio centenar de artistas, que se han inspirado en sus rincones y paisajes y en sus propias vivencias durante nueve generaciones a lo largo de 150 años de Historia.

El Misteri, La Magrana, El Palmeral, el canto, la música, la palma, el agua fluyendo por las acequias, las masías y casas rurales, las torres señoriales… son temas que sus artistas, lejanos por circunstancias de la vida o próximos, han plasmado o han ejercido influencia en sus obras figurativas o en su abstracto paisaje interior

La vertiente didáctica ocupa otro lugar en nuestros objetivos, conscientes de que tanto el Ayuntamiento de Elche, a través de su Escuela Municipal de Dibujo y Pintura (1919-1985) y su actual Museo de Arte Contemporáneo, así́ como la Fundación Mediterráneo con la creación del Hort del Xocolater (1974 – 2014) y las Exposiciones, han contribuido decisivamente en la formación de estos 50 pintores que están presentes en el recorrido por ambas salas donde se desarrolla esta muestra antológica sobre los pintores de Elche a través de la exhibición de 70 de sus obras.

56 de las pinturas expuestas han sido cedidas desinteresadamente por coleccionistas particulares y pintores en activo y es la primera vez que muchas de ellas se muestran al público. Las otras 14 obras provienen de la colección de Arte de la Fundación Mediterráneo y del Ayuntamiento de Elche.

Este año 2020 celebramos el 30º aniversario de la inauguración de la Sala de Exposiciones de la Glorieta de Fundación Mediterráneo, un centro cultural que precisamente inició su andadura con una exposición de pintores ilicitanos nacidos en el Siglo XIX y que durante estos 30 años ha acogido innumerables exposiciones de los mejores pintores de Elche, hasta llegar a la gran muestra que ahora se presenta.

Juegos de Alquimia

Artista

Pamen Pereira (@pamen)

Pereira desarrolla su proceso de trabajo mediante la manipulación de materiales maleables, en algunos casos alimenticios, como materia orgánica en estado de transformación, con el fin de crear dualidades y armonizar los opuestos.

Es habitual practicante de la filosofía zen desde los años que vivió en Japón, persigue en su obra la unidad entre la materia y el espíritu priorizando la importancia del proceso creativo.